monte-fuji.jpg

Los turistas y viajeros que han subido al Monte Fuji afirman que es una de las experiencias más duras pero más bonitas al mismo tiempo que pueden hacer en Japón, ya que la experiencia es muy completa, ya que en primer lugar se tiene que hacer un esfuerzo en subir durante varias horas, evitando las horas de máximo calor. Después llega el momento de deleitarse con la recompensa, que no es otra que ver el amanecer sobre el Monte Fuji, perfecto para los que tienen pensado disfrutar de este momento del día.

Se recomienda que se pueda hacer esta subida por el Monte Fuji a lo largo del atardecer, ya que es el momento indicado para que el calor no sea muy grande y para que lleguemos justo al amanecer y disfrutar de unas vistas que nunca antes habías visto. Por lo general se puede tardar una media de 7 horas, pero es una subida que no requiere de una preparación muy grande, ya que es larga pero pausada y esto es algo que hace de la experiencia una vivencia muy especial para turistas que disfrutan de las vistas del monte Fuji, una de las grandes montañas de la zona.

Dependiendo de la zona por la que quieras subir, te puedes encontrar con que el camino a recorrer es más o menos largo, pero por lo general no se puede subir antes de 4-5 horas, para poder hacer una ascenso más o menos tranquilo. Todo es cuestión de proponerse realizar esta actividad durante el viaje por Japón, ya que merece la pena.

Vía | Viajeajapon
Foto | Flickr