Japón tiene pensado asesinar 20.000 delfines para después poder consumir un riso sushi de delfín. Esto no es nuevo ni mucho menos, sino que lo que está a punto de ocurrir en los próximos meses, suele ocurrir cada año y desde luego esta tradición de matar delfines para disfrutar de un sushi de delfín, así como darle sabor a diferentes sopas y demás, es cuanto menos exagerada, porque es una cantidad muy alta de delfines y además, el ritmo de captura es demasiado alto como para que pueda aguantar mucho tiempo.

delfin.jpg

De momento Japón seguirá con esta cruda tradición de cazar delfines como cada año y la cifra rondará los 20.000 ejemplares, que es una verdadera barbaridad y muchas personas se quedan sorprendidas cuando se enteran de lo que hacen los simpáticos japoneses con los delfines. No es tanto que los japoneses coman delfines, porque son animales y nosotros también comemos otros animales, que tienen igual derecho a vivir, sino la forma tan cruel en la que asesinan a estos pobres delfines.

Me recuerda a los personajes de las islas Feroe, ya famosos por las matanzas de los delfines y que en Japón también tiñen el mar de sangre, la sangre de unos delfines desorientados que son sorprendidos por los pescadores, que no tienen miramiento alguno para acabar con la vida de todos los delfines que vean por delante. Habría que ser algo más cuidadoso en que el delfín no pudiera sufrir, sino que muriera en el acto, que es lo mínimo que se merece un animal a la hora de ser cazado.