En grandes ciudades como Tokyo asistimos a una ciudad donde el japonés, además de conservar sus costumbres, intenta imitar al hombre occidental. Lo intenta imitar por ejemplo en la moda, ya que intentan estar a la última, vestirse con las últimas tendencias, tanto hombres como mujeres. Es una tendencia que por lo general está aumentando, siempre queriendo imitar a los occidentales en todo lo que pueden. Por ejemplo, muchas mujeres japoneses se ponen tacón para parecer más altas, se visten con trajes de moda y los complementos que están a la mdoa también.

japon5.jpg

De todos modos, a pesar de esta apariencia, los japoneses conservan sus costumbres y sus tradiciones por encima de todo, pero a la hora de trabajar y salir a la calle, es cuando intentan imitar a los occidentales. Es ciertamente peculiar poder fijarse en la forma de vestir de cada uno, porque de seguro que nos sorprenderá mucho. No todos los japoneses se fijan en lo que en Occidente está de moda y mucho menos lo aplica en su vida, pero a otros les gusta esta moda y quieren parecer auténticos occidentales. Siempre la imitación está muy presente en todas las sociedades.

Son sobretodo los más jóvenes los que intentan imitar algunos aspectos de los jóvenes occidentales, como las salidas nocturnas y volver tarde a casa. Cada japonés escoge del mundo occidental lo que le parece y lo aplica a su vida, ya sea temas de moda, costumbres, entre otras cosas. Es algo normal que cada uno quiera copiar algo de otra cultura. Merece la pena descubrir muchos aspectos de Japón durante nuestro viaje.

Vía|Blogdejapon