Japón es un país que según la ONU ocupa el número 54 del mundo en cuanto a igualdad de género y ciertamente debería hacer mucho más en los próximos años para que las mujeres y los hombres sean considerados como iguales. Un primer aspecto importante a tener en cuenta la ley de matrimonio, que sigue siendo bastante discriminatoria, porque las mujeres no salen tan beneficiadas como los hombres y esto es algo que se debería cambiar, sobre todo para que la igualdad de género sea un hecho.

japonesas1.jpg

Otro aspecto en el que debería cambiar Japón, para considerarlo un país que mira de igual manera a los hombres como a las mujeres, es en cuanto a la edad, porque las mujeres pueden casarse a los 16 años, por lo que debería elevarse a los 18 años, que es una edad mucho más justa, para que todas las personas puedan tener los mismos derechos. Aún falta tiempo para que Japón pueda igualar los hombres con las mujeres, pero si vemos el Japón de hace muchos años, nos damos cuenta que antes las mujeres tenían muchos menos derechos.

Hoy en día Japón va poco a poco dando igual importancia y derechos a los hombres que a las mujeres japonesas, algo muy importante para la sociedad actual, en la que las mujeres se están incorporando a los puestos de trabajo altos en las empresas, por lo que la mujer cada vez está exigiendo mayores derechos y no se conforman como lo hacían antes con estar en las casas, sino que sienten la necesidad de sentirse iguales que los hombres. De momento la igualdad no es total, pero en muchos aspectos la mujer japonesa es muy similar al japonés y poco a mejor lo será más.