casa-japon.jpg

También es importante conocer que los japoneses suelen mantener una gran privacidad en todo lo que tiene que ver con su familia. Es rara la ocasión en la que invitan a una persona extranjera a su hogar, salvo que puedan mantener una gran amistad, ya que en este caso tendrás la suerte de poder comer en una auténtica casa japonesa, conocer las costumbres de la familia y disfrutar de una de las comidas más estupendas que puedas probar, además de ser una experiencia muy interesante.

Si recibes la invitación de comer en una casa japonesa, además de aceptarla de manera cordial, debes pensar en comprar un pequeño regalo, algo que también se hace en Occidente y que no te puede faltar. No hace falta llegar un gran regalo, porque los japoneses saben apreciar los pequeños regalos. Para poder entrar a una casa japonesa, en primer debes descalzarte, algo fundamental, ya que es una de las costumbres que debemos cumplir.

También sería interesante manejar un poco los palillos e intentar comer de la manera que ellos comen, que siempre es algo interesante y sobre todo para que no seamos tan extraños. Los japoneses son personas coridales con las que se puede tratar de manera amistosa, sobre todo porque son siempre muy respetuosas, así que deberemos tratar a todos ellos con el mismo respeto, siempre usando el apellido para referirnos a cualquier persona y dejando el nombre en el caso de que esta persona te diga que lo uses. No es tan complicado poder hacer lo correcto en Japón y no desentonar demasiado.

Foto|Eabweb